La Odisea de la Igualdad

Se trata de un proyecto de la Asociación de Mujeres Berenice que, trabajando a nivel educativo y de concienciación social, pretende denunciar y evidenciar las desigualdades que existen hoy día entre mujeres y hombres, y poner de manifiesto las dificultades que sufren muchas mujeres para equiparar sus condiciones de vida a la de los hombres, a pesar de la existencia  normas  sustantivas que intentan proteger este derecho.

Odisea_IGUALDAD

Según la OIT ( Organización Internacional del Trabajo), hasta el año 2450 no se logrará esa igualdad entre hombres y mujeres, periodo de tiempo desproporcionado para la mujer actual, y que nos obliga a todos y, especialmente a todas, a iniciar una revolución urgente  que produzca ese cambio social tan necesario para acortar el plazo de más de 4 siglos que, al parecer, y según las previsiones, aún nos queda a las mujeres para lograr la igualdad de oportunidades.

 

Pero, mientras otras revoluciones del pasado, como la industrial o la tecnológica, han sido posibles realizarlas en unos pocos años, lo que  rápidamente se ha trasladado a cambios efectivos en los estilos de vida tradicionales, conllevando incluso hasta cambios en las formas de gobierno, lamentablemente las demandas de las mujeres sobre igualdad de oportunidades genera pocos y tibios movimientos de transformación en nuestra sociedad, al no terminar de cuajar la idea de necesidad, y, por ello, da la impresión no pocas veces, de que se retrocede y que sólo se logran  pequeños avances, y ello a pesar de las inversiones públicas, de las subvenciones, de las medidas y organismos creados para ayudar y defender a la mujer, de los esfuerzos individuales de muchas y muchos, de las renuncias personales y profesionales de muchas mujeres y de los beneficios evidentes que ha aportado la incorporación de la mujer a la vida pública, no sólo al trabajo, pues su presencia ha enriquecido todos los ámbitos de la sociedad.

Sin embargo, la dependencia de la mujer al varón, sobre todo en lo económico, continúa siendo un lastre y un obstáculo para el desarrollo de la mujer contemporánea, y de ello deriva que los modelos educativos y culturales  inculcados a niñas y niños sigan reproduciendo la desigualdad. Que no somos iguales, eso es evidente, y que de esa diferencia entre la situación de un hombre y una mujer, y de la resistencia a mantener la sociedad  esa desigualdad de partida, deviene la imposibilidad actual y de futuro lejano, (según las previsiones, más de 4 siglos aún), de poder decir que hemos alcanzado  la tan ansiada igualdad de oportunidades.

Y es que la hipocresía con la que la sociedad actual trata los temas de igualdad es manifiesta, pues muchas veces se demandan hechos y acciones concretas y reales por quiénes, dando lecciones de rectitud,  luego no realizan actos personales ni colectivos que fomenten la igualdad entre hombres y mujeres,  sólo la proclamación de excelentes intenciones. Así demandan igualdad entre mujeres y hombres, ocultando sus propios intereses, actuando de forma egoista, o realizando actos sin significado alguno. Por ello, podremos organizar muchos congresos, tener cientos de consejos de la mujer, potenciar acciones de discriminación positivas, crear organismos para trabajar por la igualdad, etc, que si las acciones particulares no van en consonancia, poco o nada se avanzará en esta materia.

Para aportar nuestro granito de arena, Berenice pretende iniciar una campaña de sensibilización, proponiendo 24 temas en las redes sociales desde donde se analizarán muchas de las cuestiones que entorpecen los avance en igualdad de oportunidades. Denunciaremos malos ejemplos, abusos y acciones cotidianas de hombres, pero también de mujeres, de administraciones públicas, de empresas o de colectivos sociales que, con el buenísimo pretenden el cambio, mientras sus actitudes y acciones individuales siguen siendo contrarias e incoherentes con lo que predican.

 

 

 

Necesitamos  un cambio urgente que podamos constatar,  una verdadera transformación social, y ello sólo se conseguirá con una actuación rebelde y crítica  de las desigualdades, y de denuncias de cuántas acciones sigan apostando por mantener el status quo, y eso sólo se logrará proponiendo hechos constatables, realistas y creíbles. Estamos pues listas/os y preparadas/os para empezar a cumplir todas  las etapas de La Odisea de la Igualdad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *