5 pasos para conseguir la Igualdad

Que nos queda bastante por conseguir la Igualdad entre hombres y mujeres, es algo que no se cuestiona nadie a día de hoy, pero ¿qué cosas habría que hacer para alcanzarla?. Ahí va una lista de 5 pasos para lograr la Igualdad entre hombres y mujeres:

1.- Educación. La sociedad debe ser muy consciente de lo necesario que es tener un trato justo con la mujer, lo que significa hacer un reconocimiento de sus aportaciones y la aceptación de sus opiniones y necesidades específicas. Para ello, el único instrumento capaz de lograr ese objetivo es la Educación de toda la población en general, y de los más pequeños en particular. Enseñar cosas como la colaboración entre sexos, la existencia de las obligaciones familiares, el reparto de tareas, el respeto de las opiniones, la no violencia, las obligaciones y derechos laborales, etc., es un camino largo de transformación de ideas y creencias, pero beneficia a todos y todas.

2.- Mutuo respeto. Hay que ser conscientes de que siempre van a existir desacuerdos entre hombres y mujeres, pero las personas deben aprender a «pelear de manera justa». Esto significa que saben escuchar el punto de vista de la otra persona y lo respetan, desechando la violencia como modo de imponer la voluntad. Debemos conocer que el límite de la libertad individual siempre está en el respeto de los derechos humanos, y que estos van más allá del sexo, raza o religión. Por tanto, es básico para la convivencia poner en práctica este valor.

 


3.- Flexibilidad.- Las personas tenemos que aprender a ser los suficientemente flexibles para adaptarnos y evolucionar. Esto es aplicable también al mundo laboral, donde las empresas necesitan cambiar sus valores y formas de pensar arcaicas, basadas en modelos de producción antiguos, y aceptar que es compatible el cumplimiento de los deberes laborales con un comportamiento flexible adaptado a las circunstancias de las personas y de los procesos productivos. El buen clima laboral debe ser una preocupación constante en las empresas y para ello se deben instaurar horarios y formas de trabajo que hagan posible y compatibles el ejercicio de los deberes laborales con las obligaciones personales y familiares.

4.- Actitud correcta. Al hilo de lo anterior, pensar en positivo crea un buen clima en cualquier relación humana, y el mundo laboral no es una excepción. Empresas y trabajadores tienen que superar las suspicacias mutuas, y colaborar en pos del bien común, que es la supervivencia de los negocios y el mantenimiento de los puestos de trabajo. Eso implica que todos y todas debemos ser conscientes de cuáles son nuestras obligaciones y se nos debe exigir en función de nuestras capacidades. Mujeres y hombres deben ser corresponsables, en cuestiones como la atención y la crianza de los hijos/as pues éstas ya no deben ser algo exclusivo de la mujeres. Respecto a la promoción laboral y profesional, esta se debe basar en el talento, con independencia de los sexos y los liderazgos deben ser ejercidos con criterios objetivos y por personas competentes, superando la costumbre de los amiguísimos, el enchufe, la familiaridad o la cercanía de opiniones. La selección de cargos de responsabilidad debe ser más escrupulosa, si no queremos seguir contando con muchas personas ineptas en puestos directivos, cuya consecuencia a medio plazo generalmente suele ser el fracaso de las organizaciones.

5.- Independencia económica y apoyo del entorno. Esto implica desear y apoyar lo suficiente a las mujeres para que puedan alcanzar sus propios éxitos, en lo individual, pero también dentro de la sociedad. Es vital comprender que la estructura familiar se sostiene con el esfuerzo de todos y todas, así como que cada miembro de la pareja y su descendencia vivirán diferentes ciclos y tiempos, por lo que se tiene que tener garantizada la subsistencia y la libertad de elección en todo momento, algo que sólo se logra si se posee independencia económica. Por otro lado, las instituciones y organismos públicos deben garantizar la existencia de servicios públicos y privados, así como dotar de prestaciones y garantías que ayuden y faciliten las tareas del cuidado de sus ciudadanos.

Noviembre 2016, Somos Berenice

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *